El esfuerzo de pensar: sobre la lectura del libro de Fritz Haug

#recomanats En la colección ‘Trébol negro’ de Laertes, hace poco más de una año que salió publicado Lecciones de introducción a la lectura de El Capital, de Wolfgang Fritz Haug. Tuvimos la suerte de tenerlo en el Espai Contrabandos el día antes de su participación en la segunda edición de la Fira Literal, de dónde ha quedado un vídeo con una entrevista.

Dice Fritz Haug en la nota a la traducción (firmada en 2015) que este libro “se dirige, así, a todos aquellos que no rehúyen el esfuerzo de pensar, o que incluso lo asumen conscientemente y lo consideran, tal como hacía el poeta y filósofo Bertolt Brecht, uno de los placeres de esta vida”. Me ha gustado mucho el libro, y me ha gustado mucho más leerlo. Es muy difícil para mi reseñarlo o resumirlo, pero como lo he subrayado muchísimo, opto por compartiros una serie de frases, quizá algunas de las que más me hicieron pensar.

  • [el marxismo] “no es un saber sacerdotal, sino un juego con las cartas abiertas”.
  • “intentar en el terreno de lo conceptual lo mismo que Marx hizo en el terreno de las formas económicas: concebir <<toda forma desarrollada [gewordene Form] en el fluir de su movimiento>>”.
  • “siempre que el desarrollo de las formas de valor pueda, en un continuum histórico, realizarse sin trabas y volverse socialmente determinante, se transforma en desarrollo de la sociedad burguesa”.
  • “lo que inicialmente aparece bajo la forma del valor de cambio de las mercancías como su propiedad de cosa no <<es>> sino la forma en la que se establece una relación social de producción en la que se cambia producto del trabajo por producto del trabajo”.
  • “Es cierto que todo valor es, e su sustancia, trabajo objetivado pero no todo trabajo produce mercancías y se presenta en forma objetivada como valor de cambio”.
  • el salario es el precio no del trabajo, sino de la fuerza de trabajo”.
  • “el capital como forma socialmente dominante (…) solo es posible si se encuentra una mercancía cuyo valor de uso consiste en producir más valor del que ella misma tiene”.
  • “<<Para alcanzar el concepto de capital, es necesario partir del valor y no del trabajo […]. Es tan imposible pasar directamente del trabajo al capital, como pasar directamente de las diversas razas humanas al banquero o de la naturaleza a la máquina de vapor>>”.
  • “<<Porque es más fácil estudiar el organismo desarrollado que las células que lo componen>>”.
  • “en el comienzo de la crítica de la economía política se halla la <<anatomía micrológica>> de la <<célula>> del cuerpo de la sociedad burguesa, el análisis de la forma de valor.
  • “En la medida en que el objeto y la finalidad son lo social, es <<socialista>>; en la medida en qu el saber perseguido se refiere a la fundamentación de la tarea común, hay que llamarlo <<comunista>>, orientado a una comunidad que merece este nombre”.
  • “no deja de tener un profundo sentido que Marx cierre el prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política de 1859 con una cita del Infierno de Dante. De tal viaje uno vuelve transformado”.
  • “una parte de las dificultades del comienzo proviene de que las resistencias contra determinadas modificaciones son imputadas (proyectadas), como dificultades, a la cosa misma”.
  • “una de las dificultades del análisis de la forma del valor va a ser, por ejemplo, que a nosotros, miembros de una sociedad capitalista, apenas nos es posible pensar en conceptos que no sean de intercambio”.
  • “Lo que se podría denominar como <<girar alrededor de>> un objeto de estudio es a menudo el modo más rápido de avanzar hacia él, por ser el más certero”.
  • “Un concepto científico ha de reflejar la <<composición interna>> o estructura de lo que conceptualiza”.
  • “El gran problema de la comprensión de lo cotidiano es su carácter de evidencia. Por eso –y Brecht desarrolló en este sentido toda una técnica teatral- ha de ser extrañado, es decir, hay que hacer patente que es de-ese-modo-y-no-de-otro, para así poder transformarlo en objeto de estudio”.
  • “investigar no es otra cosa que la búsqueda de la exposición correcta. Opera siempre mediante exposiciones a modo de prueba”.
  • “Hay muchas cosas que son riqueza en esta sociedad y que, sin embargo, no aparecen como mercancía. Es mercancía solo aquella parte de la riqueza que se pone a la venta”.
  • “ser mercancía quiere decir esperar la venta (…) esta expuesta. Circular por las calles quiere decir ser visitante de esa exposición”.
  • “<<La mercancía es, en primer lugar, un objeto exterior, una cosa que merced a sus propiedades satisface necesidades humanas del tipo que fueran>>. En una palabra, la mercancía <<se nos aparece>> en primer lugar como valor de uso>>”.
  • “<<La naturaleza de esas necesidades, el que se originen, por ejemplo, en el estómago o en la fantasía, en nada modifica el problema>>”.
  • “El concepto de valor de uso es entonces un concepto de relación , que vincula a la cosa útil una especie determinada de relación entre sujeto y objeto, dicho con más exactitud en términos histórico-materialistas: entre la naturaleza humana culturalmente modificada y la naturaleza <<exterior>> apropiada y en general productivamente transformada”.
  • “todos vivimos inmersos en relaciones práctico-sociales mucho antes incluso de haber empezado a investigarlas”.
  • Definir –que quiere decir <<poner limites>>, <<delimitar>>”.
  • análisis quiere decir resolución, en el sentido de que se resuelve la confusión de ambas determinaciones de la mercancía”.
  • “el conocimiento conceptual requiere en primer lugar delimitar y retener, de la diversidad de las manifestaciones, aquello que en general es característico, aquello que, en la variedad o variabilidad, es igual o invariable, o bien aquello de lo que se trata en la transformación de los fenómenos”.
  • “El concepto de mercancía se disuelve si se prescinde de una de sus determinaciones. (…) la mercancía tienen que <<ser>> valor de uso y valor de cambio”.
  • “Este procedimiento de desarrollo –el cual denominé, entre otras cosas, <<explicación de lo implícito>>- es de una importancia extraordinaria para el método marxiano”.
  • Análisis quiere decir aquí separar lo que estaba unido, diferenciar, disolver un nexo confuso con el fin de hacer observable, una vez aislado, lo salvado de la maraña”.
  • El automovimiento del objeto es una categoría completamente esencial de la dialéctica”.
  • Marx constata la contradicción consistente en que el valor de cambio <<inherente>> a la mercancía ha de ser una relación <<externa>>, <<que se modifica constantemente según el tiempo y el lugar>>. ¿Cómo puede una determinación interna ser una relación externa?”.
  • “Se buscaba el valor de cambio. Y por de pronto se ha encontrado dos valores de uso, se ha encontrado la contradicción existente en una relación externa como propiedad interna y ahora ante la pregunta ¿qué es el valor de cambio? Se encuentra la respuesta: muchos valores de cambio.
  • “Lo esencial es que la manifestación puede ser como una nuez hueca si no se clarifica qué es lo que se manifiesta. (…) La <<manifestación>> (o fenómeno) es interesante solo como manifestación de lo que se manifiesta y es, por tanto, un concepto referencial”.
  • “Una vez conseguida esta visión de la multiplicidad observable de los valores de cambio de una mercancía, el análisis puede concentrarse en determinar como se realiza el valor de cambio”.
  • “Así como en la pregunta: ¿qué es el valor de uso?, también en la pregunta: ¿qué es el valor de cambio? El <<es>> traduce un <<opera>> o bien un <<se efectiviza>>”.
  • “ha de poderse encontrar un tercero que en sí y para sí no sea ni lo primero ni lo segundo, pero que se encuentre incluido en ambos, por lo que los dos sean reductibles a él”.
  • “En su origen, el término contradicción no es un concepto de la lógica, sino de la lucha en la sociedad, o sea, de la disputa entre intereses opuestos”.
  • “Como movimiento activo el trabajo no es aún él mismo el valor, de la misma manera que el acto de tejer no es el tejido. Lo que queda del acto de tejer es la unión malla a malla; tejer significa hacer mallas, pero no las mallas hechas, no el tejido integrado por muchas mallas. Así el trabajo, igualmente, teje malla a malla el <<espectral>> tejido del valor, pero él mismo no es el tejido, sino precisamente el proceso de elaboración del mismo”.
  • “el trabajo no puede ser una mercancía, solo su producto puede serlo. (…) también puede convertirse en mercancía la fuerza de trabajo (…). El concepto de la mercancía fuerza de trabajo se revelará finalmente como la clave del concepto de capital”.
  • “La ley del valor-trabajo es desde el principio una ley social, es decir, concibe el caso individual mediado por el contexto de todos los casos que se presentan en cuestión”.
  • ”para producir mercancía evidentemente <<no solo debe producir valor de uso, sino valores de uso para otros, valores de uso sociales>>”
  • “la división social del trabajo es el presupuesto necesario para la producción de mercancías”.
  • “Y esta actividad unilateral que no deja la materia natural allí donde se encontraba tal y como era, sino que la baja del cielo o la extrae de la tierra o del agua, que la conforma, que se la apropia, que la ajusta para hacerla utilizable y aprovechable, esta actividad es la que media para los hombres, los dos extremos separados que son la naturaleza y el hombre, lo que, en definitiva, humaniza la materia natural, o más exactamente: lo que la convierte en medio de vida para posibilitarle al hombre su proceso natural de vida en forma <<cultural>>”.
  • “Lo que hay que superar no es la división del trabajo, sino la <<avasalladora sujeción de los individuos a la división del trabajo>>”.
  • “si los sujetos del trabajo quedan limitados de manera fija a la utilidad específica de sus trabajos se convierte en idiotismo”.
  • “lo que se investiga es la forma de manifestación necesaria del valor de una mercancía”.
  • “En esta medida el análisis es unilateral, y tiene que serlo. Analiza el objeto en la forma unilateral en la que, sin embargo, de acuerdo con su determinación, no puede quedarse”.
  • “La forma de valor era para la economía política de la sociedad burguesa tan fundamental como la célula para la biología, pero para su análisis no había ni microscopio ni reactivos, sino justamente solo la capacidad de abstracción”.
  • “¿Qué son las antítesis polares? Se trata de antítesis que se presentan en un determinado tipo de relaciones, por ejemplo en las relaciones norte/sur, arriba/abajo o derecha/izquierda. Los polos o –usando aquel concepto que ya conocimos en el contexto de la problemática de la mediación- los extremos, es decir, los elementos más alejados en este tipo de relaciones antitéticas, se caracterizan en cuanto a su relación primero porque separados del otro polo o del otro extremo dejan de tener sentido –sin el abajo, el arriba ya no es arriba- y, segundo, por excluirse mutuamente –un arriba que, dentro de la misma relación, sea al mismo tiempo abajo es absurdo-“.
  • “No hay nada fijado, ninguna cosa queda fija en la forma relativa de valor o en la respectiva forma de equivalente. (…) el carácter de mercancía de las cosas tan solo resplandece igual que un destello que enseguida desaparece”.
  • “No se puede, por tanto, ni hablar de que alguna vez en la historia haya existido un estado puro de estas características, tal y como toda absolutización reduccionista de lo económico resulta inadecuada frente a la complejidad de lo real”.
  • “Ahí se muestra, concretamente, que los hombres, al cambiar –y esto significa: al hacer realidad una determinación de su producción privada basada en la división social del trabajo- entran en una determinada forma de relación: se comportan entre sí como personas cuyas voluntades residen en la respectiva mercancía”.
  • “Dentro de la relación de mercado, el ser social de los individuos está determinado por su posesión de mercancías”.
  • “Los hombres han hecho los productos. Pero al intercambiarlos, los productos se hacen independientes y originan a través de su movimiento las leyes que luego dirigen retroactivamente la producción de nuevos productos. Es decir, de los productos se despliega un poder sobre quienes los producen; (…) Este poder de los productos sobre los productores es lo que designa el carácter fetichista. Es el hechizo de lo hecho sobre quienes hacen el trabajo”.
  • “Aplicado por Marx a la mercancía, el concepto del carácter fetichista no expresa, en esencia, sino el hecho –cargado de consecuencias- de que en la sociedad burguesa los productos transfieren su sociabilidad económica a sus productos, las mercancías, y que a estas meras cosas les corresponde una función social de regulación decisiva”.
  • “<<El trabajo es la sustancia y la medida inmanente de los valores, pero él mismo no tiene valor alguno>>”.
  • “El dominio capitalista se basa en la propiedad de los medios de producción, si bien este dominio no podría mantenerse sin aparatos coercitivos y <<poderes ideológicos>>. Si la fuerza de trabajo está destinada a ser gastada como trabajo para la producción de lo vitalmente necesario, entonces los medios de producción –tomando estos en un sentido amplio al igual que los medios de subsistencia- representan el conjunto de las condiciones materiales, cognoscitivas y organizativas para realizar esta determinación” (…) “De ser medio de trabajo corrientes, pasan a ser <<cosas sociales>>”.
  • “<<No basta con que las condiciones de trabajo se presenten en un polo como capital y en el otro como hombres que no tienen nada que vender, salvo su fuerza de trabajo. Tampoco basta con obligarlos a que se venda voluntariamente. En el transcurso de la producción capitalista se desarrolla una clase trabajadora que, por educación, tradición y hábito reconoce las exigencias de ese modo de producción como leyes naturales, evidentes por sí mismas”.
  • “A diferencia de los conceptos teóricos, Marx concibe las categorías como <<formas de ser, determinaciones de existencia, a menudo simples aspectos, de esta sociedad determinada>> (:::) Pero estas categorías solas no hacen por sí mismas ciencia”.
  • “Investigar atentamente la forma del valor quiere decir comprenderla como el reflejo de un tipo históricamente <<particular de la producción social>>, como forma de la praxis de una forma determinada de sociedad”.
  • Crítica significa aquí, por tanto, también sacar a la luz el carácter histórico de una forma de sociedad que se presenta como forma natural y que espontáneamente también es percibida y aceptada como tal”.
  • “A través de las formas económicas, la crítica de la economía política llega a las relaciones scoiales que se mueves en ellas”.

 

Las Lecciones de introducción a la lectura de El Capital son una invitación a pensar, a pensarnos. Me habían advertido del posible dogmatismo del autor, pero para nada lo he visto, ni leído. Más bien, constantemente, me ha hecho recordar la precaución que me contó Benjamí Torné, mi estimado y admirado profesor de filosofía en secundaria. Me explicaba que un triangulo es un concepto, y como tal no existe en la naturaleza. Habrá cosas que se parecen mucho, y cosas que no se parecen nada. Para eso sirven los conceptos, para acercarnos a la realidad, a la certeza, pero nunca para encontrarlos en ella.

Mi abuelo Panyella me escribió una carta, que releo muy a menudo, llena de aforismos dedicados a un joven universitario (yo en aquél 1999). En uno de ellos me decía: “hay que ir a las fuentes. Para hablar de la Republica de Platón, debes haber leído la Republica de Platón. Si no la has leído, mejor no hables de ella”. Aquí he hablado de las Lecciones de introducción a la lectura de El Capital, un libro con muchas virtudes, pero una de las mayores, para mi, es que funciona como obra autónoma. No pretende ser un resumen ni un sustitutivo de la lectura de El Capital.

He escrito esto para intentar que os apetezca leer a Fritz Haug, ya me diréis si lo he conseguido.

 

Jordi Panyella Carbonell

 

 

Deixa un comentari